copasmenstruales.com

Menstruación

Nuestra dieta afecta al olor vaginal

¿Alguna vez has notado poseer un olor vaginal más fuerte, o desagradable, que otras veces? Quizás te preocupe mucho este aspecto y quieras saber qué factores influyen en la intensidad del olor vaginal. En muchas ocasiones, no solo la higiene o el momento del ciclo menstrual en el que nos encontremos modifican el olor que desprende nuestra vagina. Diferentes estudios han demostrado que los alimentos que consumimos pueden, también, modificar el olor de esta zona.

Una de las respuestas más comunes al mal olor vaginal es elevar la frecuencia de los lavados, además del uso de jabones especiales, e incluso perfumes. No obstante, en muchas ocasiones esto no parece aliviar del todo las molestias del mal olor, por lo que no parecen soluciones efectivas al problema. Debemos recordar, además, que los frecuentes lavados de esta zona pueden alterar la mucosa y el ph de la piel, y por ello, su repetición no resulta muy aconsejable.

Nuestra vagina forma parte del aparato urinario. A través de ella, se elimina el líquido contenido en el cuerpo, formado por desechos nitrogenados que se han acumulado en nuestro organismo como consecuencia de los líquidos bebidos y los alimentos ingeridos. Algunos de estos desechos son tóxicos, y provienen de comer diferentes alimentos. Por ello, podemos afirmar que existen alimentos que producen un mal olor vaginal, mientras que existen otros que pueden restarle intensidad. No obstante, no deberemos dejar de consumir los primeros para aliviar el mal olor, pues nuestro organismo debe recibir una amplia variedad de nutrientes para funcionar correctamente. Pero es cierto que podemos disminuir su frecuencia de ingesta, de la misma manera que podemos aumentar la ingesta de aquellos alimentos que cuidan nuestra flora y evitan tener un olor excesivamente desagradable.

Veamos que alimentos pueden crear un fuerte y desagradable olor vaginal, y los alimentos adecuados para conseguir el efecto contrario.

Alimentos que potencian el olor vaginal

Se trata de alimentos que consumimos de manera muy habitual y en nuestro día a día. Ingredientes muy integrados en nuestra cocina, que usamos en la mayoría de recetas que cocinamos, pero que muchos de ellos no resultan imprescindibles en términos de nutrición y salud, no al menos durante todos los días.

Estos alimentos son los siguientes:

La sal

Actualmente tenemos muy interiorizada la necesidad de añadirle sal a todas las recetas y alimentos, para conseguir un sabor apetitoso a nuestros platos. Y, aunque una determinada medida de sal no tiene efectos negativos en nuestro olor vaginal, debemos tener en cuenta que, si se nos va la mano o consumimos muchos productos salados, estamos potenciando a ello. La sal retiene líquidos, lo que puede causar infecciones urinarias y vaginales. Esto afecta al olor vaginal de manera negativa, y también al olor corporal general; cuando existe exceso de sal, nuestra piel la expulsa mediante el sudor. El sudor alto en sal huele mucho más desagradable que el olor normal.

Las especias

Si, son ideales para darle sabor a nuestras carnes y pescados, e innovar con los sabores. Pero, en general, no suelen ser tan beneficiosas para nuestra salud como lo son para nuestro paladar. En muchas ocasiones, las especias contienen sal, afectando a nuestro olor corporal y vaginal como ya hemos comentado anteriormente. Además, las especias pueden alterar los componentes del flujo vaginal, y esto puede modificar la intensidad del olor.

Productos lácteos

Los lácteos aumentan la mucosa general del cuerpo, entre la que se encuentra la vaginal. Cuando tomamos derivados lácteos en exceso (como pueden ser los yogures, los quesos y la leche) generamos más moco maloliente.

El pan

Este alimento se compone, principalmente, de harina y glucosa. Estos dos elementos hacen que las bacterias de la vagina que causan mal olor se reproduzcan y proliferen cada vez más.

No hace falta que apartes el pan de tu dieta. Puedes comer otros tipos de pan que no sea el blanco, y notarás la diferencia. El pan integal, por ejemplo, es mucho más respetuoso con la vagina, por lo que puede ser una opción de comer pan evitando el olor desagradable.

El ajo

Sabemos que el ajo empeora el olor de nuestro aliento, volviéndolo bastante desagradable. Este olor ácido y fuerte proviene de los elementos que posee este ingrediente. Además de notarse en el aliento, también puede notarse en nuestro olor vaginal. Por ello, una manera de evitarlo es tratar de no consumirlo de manera habitual, o evitarlo, por lo menos, en momentos en los que no resultaría muy apropiado tener ese olor fuerte.

La cebolla

Al igual que el ajo, la cebolla también produce mal aliento y mal olor vaginal, sobre todo si se consume cruda. Evitarla en la medida de lo posible, sobre todo en esos días en que ya de por si notamos olor fuerte debido a otros factores, puede ser una buena idea.

Alimentos procesados

Generalmente, este tipo de alimentos contienen mucho azúcar tratado, y esto es lo que le otorga ese olor tan desagradable a nuestro flujo vaginal. Existen muchas razones para dejar de consumir estos alimentos y optar por hacerlos nosotros mismos. Uno de ellos va encaminado a mejorar el olor vaginal.

Alimentos favorables al olor vaginal

Estos alimentos son favorables para nuestra vagina porque no potencian un olor desagradable. Algunos de ellos son los siguientes:

Pescado azul

Es cierto que, popularmente, se asimila el olor a pescado con el olor vaginal. No obstante, esto no quiere decir que el pescado potencie el mal olor. Es más, el pescado azul es beneficioso para evitar que nuestra vagina huela de manera desagradable, gracias al Omega 3 que contiene.

Esto nos lleva a afirmar que aquellos alimentos que también contienen omega 3 son favorables para controlar el olor de nuestra flora vaginal. Alimentos como el aguacate, los frutos secos y el aceite de oliva contienen Omega 3.

La piña y otras frutas diuréticas

Estos alimentos permiten mejorar la retención de líquidos, pues estimulan la secreción de orina y su expulsión. Con ella, eliminamos todas aquellas sustancias que hemos ido acumulando en nuestro cuerpo, y que son las causantes del mal olor vaginal.

El agua

Estamos ante uno de los nutrientes más favorables para nuestro organismo. Nuestro cuerpo se compone de alrededor de un 70% de agua, necesaria para gozar de una buena hidratación. Cuando nuestro cuerpo está hidratado, el equilibrio entre agua y elementos tóxicos evita que se desprendan olores desagradables tanto en el sudor como en el flujo vaginal. Si la cantidad de agua no es suficiente, se produce un desequilibrio en favor de estas sustancias tóxicas, y es aquí donde empieza a producirse el olor tan desagradable. Por ello, beber agua todos los días resulta fundamental para el buen funcionamiento de nuestra vagina, y de todo el cuerpo en general. La Organización Mundial de la Salud recomienda beber 2 litros de agua al día, a lo largo de las 24 horas que lo componen.

Otros elementos que influyen

Cuando hablamos de olor vaginal, no solo influye la alimentación. La higiene es también un factor fundamental para cuidar este aspecto, así como seguir unos consejos para mejorar la salud femenina.

La higiene no solo se consigue lavando cada día nuestra zona íntima; además de ello, es importante saber elegir los productos que están en contacto con la zona vaginal. La ropa interior de algodón resulta muy útil y funcional para evitar que la zona sude y pueda incrementar el olor. Además de ello, las compresas y tampones convencionales también pueden provocar malos olores. En este sentido, las copas menstruales suponen una solución higiénica y muy cómoda a la hora de recoger nuestra menstruación. Si quieres saber que otros objetos tienes a tu disposición para respetar la salud de tu vagina y mejorar así su olor, te recomendamos hojear nuestra tienda online y elegir el que más te guste.

¿Puedes puntuar este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay votos)
Cargando…

Etiquetas relacionadas: