copasmenstruales.com

Menstruación

Síntomas de la menstruación

La menstruación es la culminación del ciclo hormonal de la mujer fértil, y en condiciones normales, ocurre cada 28 días. La aparición de la menstruación nos indica que el óvulo ha terminado su proceso dentro de nuestro cuerpo sin ser fecundado, y por tanto, se expulsa para permitir la entrada del siguiente. Además, la llegada de la menstruación puede ser un signo de normalidad en la salud de nuestro sistema reproductivo, aunque es cierto que suele resultar bastante incómoda y que nunca suele ser bien recibida.

Existe todo un mundo que envuelve a la menstruación. Más allá de ser el óvulo que se expulsa en forma de sangre de nuestro cuerpo, supone un proceso en el que el óvulo expulsado se ha fabricado, ha esperado pacientemente a ser fecundado, ha paseado por el útero de nuestro cuerpo y, finalmente, debe salir. Todo ello supone cambios en las hormonas de la mujer, lo que, a su vez, produce unos síntomas muy característicos. Tanto es así, que son la señal para muchas mujeres de que la menstruación está al caer, ofreciendo la oportunidad de prepararnos para recibirla; poner a punto nuestra copa menstrual, o de preparar nuestro cuerpo ofreciéndole una buena alimentación para intentar mejorar los dolores menstruales que se avecinan.

¿Qué síntomas produce la menstruación?

Los síntomas pueden indicarnos que la menstruación se encuentra cerca, así que resulta muy útil saber distinguirlos. En muchas ocasiones, aparecen por si solos y son de una intensidad suficiente como para darnos cuenta sin esfuerzo. Otras veces, los síntomas son flojos, y deberemos prestar atención a las sensaciones y molestias que experimenta nuestro cuerpo, para encontrarlos.

Aunque es cierto que cada mujer puede experimentar unos síntomas determinados, en general existen algunos que suelen ser comunes. Estos suelen ser:

Mayor retención de líquidos

En algunas ocasiones, en los días previos a la llegada de la menstruación nuestro cuerpo produce una retención de líquidos que puede sumarnos unos kilos más a nuestra báscula. Aunque el equilibrio hídrico de nuestro cuerpo se regulará días después, es importante que nos hidratemos bien durante los días que dure la menstruación.

La retención de líquidos puede crear, además, que nuestro vientre se hinche y permanezca así durante unos cuantos días. Cuando la retención se regule, desaparecerá esta molestia y todo volverá a su sitio.

Dolores de cabeza y migrañas

Suelen ser bastante frecuentes, tanto los dolores de cabeza leves como las migrañas. Como la mayoría de los síntomas, el dolor de cabeza está producido por los cambios en las hormonas que produce nuestro cuerpo. Antes de la bajada de la menstruación, los estrógenos bajan su nivel hormonal en nuestro cuerpo, y esto es lo que provoca este problema.

Los dolores de cabeza en los días previos de la regla desaparecerán en pocos días. Mientras, puedes aliviarlos con una buena alimentación, donde las frutas y verduras tengan protagonismo. También puedes tomar analgésicos y, en caso de ser muy fuertes, puedes acudir al centro de salud más cercano.

Cansancio

Este síntoma lo suelen experimentar todas las mujeres, y es uno de los más representativos. Por ello, existen ocasiones en que el cansancio es casi el único signo que nos indica que la menstruación está al caer.

La manera de evitar este síntoma es tomarnos más tiempo para descansar, bajar nuestra actividad diaria y optar, en la medida de lo posible, por tareas más relajadas. Si el cansancio es muy significativo, podemos tomar vitaminas.

Trastornos emocionales

En algunas ocasiones, la llegada de la menstruación nos vuelve más sensibles emocionalmente. Esto hace que podamos sufrir cierta labilidad emocional, ansiedad, deprimirnos con más facilidad o sufrir lo que popularmente se conoce como “lágrima fácil”. No son síntomas que debemos esconder ni sobre los que debemos avergonzarnos. Son normales, y desaparecerán dentro de unos días.

Molestias en los pechos

Con frecuencia, los pechos de una mujer premenstrual suelen endurecerse y causar molestias, tanto en las mamas como en los pezones. Esto es fruto del cambio de hormonas que experimenta nuestro cuerpo. Todo volverá a la normalidad en unos días. Mientras, podemos evitar presionar los pechos con sujetadores que sujeten excesivamente estos miembros, y tomar analgésicos en caso de que el dolor sea incapacitante.

Dolor de vientre

En muchas ocasiones, notamos dolor de vientre. Nos indica que, efectivamente, el óvulo está preparado para ser expulsado. Este dolor viene a raíz del movimiento que se está experimentando en su interior, y del cambio hormonal que se está produciendo.

Todos estos síntomas pueden causar indisposición, por lo que deberemos darnos el tiempo que necesitemos para volver a la normalidad.

¿Puedes puntuar este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Etiquetas relacionadas: