copasmenstruales.com

Copas menstruales

¿Cómo se pone y se quita una copa menstrual?

Cada vez son más mujeres las que se interesan por las copas menstruales y las que se atreven a probarlas. Y, lo cierto, es que son mucho más cómodas de lo que parecen y nos permiten llevar una vida normal en esos días de sangrado que supone la menstruación. Si bien este producto empezó a comercializarse de manera tímida, actualmente la gran mayoría de las mujeres conoce de su existencia. Muchas de ellas ya tienen su propia copa menstrual y la usan cuando la ocasión lo exige; otras están investigando sobre ello para darse cuenta de lo fácil y cómoda que es.

Uno de los aspectos que más dudas genera en aquellas mujeres que todavía no se han decidido por comprar una, es su colocación. Por ello, resulta útil explicar lo fácil que resulta poner y quitar una copa menstrual.

Las copas menstruales

Las copas menstruales son unos objetos en forma de óvalo o campana, que se introducen dentro de la vagina de la mujer en los días de menstruación. Su objetivo principal es recoger la sangre que nuestro organismo desprende, de manera que no salga al exterior y se produzcan las incómodas y engorrosas fugas.

Se trata de objetos de silicona blanda y perfectamente moldeable. Esto hace que sea realmente fácil colocarlas y retirarlas.

¿Cómo se pone y se quita una copa menstrual?

Poner y quitar una copa menstrual es, quizás, la mayor duda y uno de los aspectos más complicados a la hora de usar la copa. No obstante, solo necesitaremos adquirir un poco de práctica para poder aplicarla y retirarla sin problemas. Saber cómo debemos de realizar estos pasos desde un primer momento puede facilitarnos mucho la tarea. Por ello, es muy recomendable seguir unos sencillos pasos.

Antes de iniciarnos en ello, deberemos tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Es necesario elegir la copa menstrual que más encaje con nuestro cuerpo. Por ello, es importante saber que existen 4 tamaños disponibles, y que deberemos elegir el que más se adapte a nuestro cérvix y a las características de nuestra menstruación (abundancia, duración…). Además, existen copas duras o blandas, y de diferentes diseños. Elegir la copa adecuada puede hacer que sus beneficios sean óptimos.
  • Se trata de un objeto que se introduce dentro de la vagina, por lo que aplicarla y retirarla puede resultar más cómodo si estamos acostumbradas a usar tampones. Pronto nos daremos cuenta de que la dificultad a la hora de usarla es similar a la dificultad que encontrábamos a la hora de aplicar nuestros primeros tampones.
  • Estar tranquila en el momento de la puesta y retirada de la copa menstrual es fundamental, pues la relajación de los músculos de la zona puede facilitarnos mucho la tarea.

Una vez sabidas estas consideraciones, deberemos ponernos manos a la obra. Para ello, podemos seguir estos pasos:

Poner una copa menstrual

  1. Adoptamos una postura que nos facilite la tarea. Para ello, podemos sentarnos en el inodoro manteniendo las piernas bien abiertas, o bien simular esta postura.
  2. Con las manos y la copa limpias y secas, doblaremos la copa menstrual de manera que su obertura quede en forma de U. Así será como la introduciremos dentro de nuestra vagina.
  3. Introducimos la copa en nuestra vagina, teniendo en cuenta que la zona abierta debe quedar hacia arriba, para que pueda recoger la sangre. No necesariamente debes introducirla muy al interior. Quizás, las primeras veces, prefieras no introducirla demasiado para facilitarte la tarea de retirarla. Si no te molesta, estará bien colocada. Si te molesta, quizás deberás introducirla un poco más.
  4. Una vez esté colocada dentro, soltaremos la copa haciendo que sus paredes vuelvan a su posición inicial. Puedes seguirlas con el dedo, para asegurarte de que se ha acoplado bien.

Quitar una copa menstrual

  1. Tras 8 horas de uso, deberás retirar la copa para limpiarla.
  2. En posición sentada, introduciremos un dedo hasta tocar la pared de la copa. Presionaremos hacia adentro para quitar el vacío.
  3. Estiraremos de la punta de la copa, de manera que salga hasta el exterior
  4. Vaciaremos la sangre en el inodoro y limpiaremos bien la copa.
  5. Volveremos a introducir, si así lo necesitamos.

De esta manera, poner y quitar la copa menstrual te resultará muy fácil y podrás usarla sin miedos ni complicaciones.

Si te has decidido a comprar tu propia copa menstrual, te invitamos a echar un vistazo a nuestra página web y a nuestro catálogo de productos. Si todavía tienes dudas acerca de la copa que deberías usar, te invitamos a consultar a nuestro asesor. De esta manera, seguro que pronto empezarás a beneficiarte de la comodidad e higiene que nuestras copas menstruales pueden ofrecerte.

¿Puedes puntuar este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay votos)
Cargando…

Etiquetas relacionadas: